En los días previos a la imposición de la cuarentena obligatoria en el país el 20 de marzo, por 250 gramos de hojas se pagaba alrededor de 400 pesos, pero tras el cierre de las fronteras el desabastecimiento hizo escalar la cotización del producto a cifras siderales: los mismos 250 gramos pasaron a costar entre 3 mil y 5 mil pesos “la común”, y hasta entre 6.500 y 8 mil pesos las variedades especiales.

El lunes último, en la ciudad salteña de Orán (a 60 km del límite con Bolivia), un kilo de hojas de coca tenía un precio que oscilaba entre los 16 mil y los 18 mil pesos, mientras que en San Salvador de Jujuy un paquete de un kilo puede costar entre 23 mil y 26 mil pesos.

El diputado nacional, Jorge Rizzotti de Jujuy, anticipó que la provincia esta preparando para el cultivo de hojas de coca. Asimismo señaló que actualmente se esta avanzando en distintas alternativas a fin de normalizar la venta de este producto tan arraigado en la cultura norteña que atraviesa desabastecimiento y abusos desmedidos en el precio.

En el programa televisivo “Somos la mañana” que se emite por canal 7 de Jujuy, el legislador nacional dijo que, “estamos trabajando en la nación para avanzar sobre la legislación en la importación de la coca, pero además en las posibilidades de poder producirla”.

“Nuestro suelo y nuestro clima nos permite tener producción de coca y el mercado interno no es menor”dijo Rizzotti quien además recordó que Jujuy cuenta con una vieja ley nacional de libre coqueo que fuera aprobada por el entonces senador Guillermo Snopek (ex gobernador), y que a contramano se prohíbe el ingreso de este vegetal ancestral. “Quizá llegue el momento en que dejemos de importar coca de Bolivia y la tengamos acá en Jujuy como actividad agropecuaria”.

En la extensa entrevista lograda por el magazine informativo, Rizzotti, señaló que “hace unos años era impensado que en nuestra provincia se este plantando y cultivando cannabis para uso medicinal, porque no desarrollar entonces el cultivo de las hojas de coca”.

Al referirse al uso que reciben las hojas de coca en la elaboración del clorhidrato de cocaína, explicó que para la producción de la droga “se necesitan otros productos como la efedrina, cuya importación y distribución están controlados en todos el país. Hay que terminar con esto de que la hoja de coca es sinónimo de cocaína”.

Cabe señalar que en las provincias del NOA la costumbre del coqueo tiene un significado ancestral que con el tiempo se hizo cultural y cotidiano en muchas personas, quienes con la pandemia y la escasez de este producto, sufrieron el aprovechamiento de algunos vendedores que incrementaron el precio del 1/4 en forma sideral llevándolo de $400 a mas de $4.500. “No nos podemos hacer los distraídos con lo que representa la coca para todos los jujeños”, señaló finalmente el legislador nacional.

- PUBLICIDAD EN NOTICIA -