Podría estar a fin de año: “Estamos llegando al final del túnel”, aseguró voluntario de la vacuna de Oxford

Joan Pons Laplana, de 45 años es un enfermero español y es uno de los voluntarios para la vacuna que desarrolla la Universidad de Oxford junto con la farmacéutica AstraZeneca.

“Días atrás se había pausado dar las vacunas a los voluntarios porque uno de ellos atravesaba una mielitis transversa, una inflamación de los nervios, y se tuvo que determinar si fue causada por la colocación de la vacuna. Mas tarde se comprobó que nada tuvo que ver con la vacuna por lo que se siguieron con el tratamiento”, indicó a Elonce TV, Laplana.

En relación al tratamiento que llevan adelante los voluntarios explicó que “nos dividen en grupos y en cada uno de ellos se actúa diferente. En mi grupo nos indicaron que tomemos paracetamol tres veces al día durante 72 horas, aunque no tengamos síntomas”.

Y continuó: “No tuve ningún problema y he sido completamente asintomático. En otro de los grupos uno de los voluntarios tuvo pequeños efectos secundarios como dolor de cabeza, pero se resolvió a las 48 horas”.

“Sabemos que la vacuna es segura y produce una doble protección. Los voluntarios produjeron anticuerpos y células T pero hay que determinar si estos anticuerpos son capaces de parar el virus antes de que invada el organismo”, refirió.

¿Cuándo estará lista?

Sobre los tiempos de finalización de las pruebas, el enfermero manifestó que “en octubre o noviembre se podrá saber si esta vacuna es eficaz y entonces las primeras dosis podrían estar en el mercado antes de navidad para poder empezar a vacunar a todas las personas de riesgo y en el 2021 al resto de la población”.

“Para poder tener los datos correctos los voluntarios debemos contraer el virus por eso buscan personas en diversos países con mayor incidencia de covid como Brasil, Chile, Estados Unidos”, agregó.

A Joan Pons Laplana le colocaron la primera dosis de la vacuna el 5 de junio y desde ese momento hasta ahora asegura que no percibió ningún cambio, “debo realizarme controles periódicos de temperatura y si tengo más de 37.8 lo tengo que informar, porque es importante que ante cualquier cambio en la salud los especialistas lo sepan”.

“Es la primera vez en la historia donde se está viviendo como se hace una vacuna en vivo, por eso cada vez que hay un pequeño problema ocurre un estado de pánico, pero es algo normal, están poniendo la seguridad de nosotros por encima de carrera política”, mencionó.

Y aseguró: “Cuando la vacuna salga será porque será segura no porque alguien en algún despacho decidió que salga al mercado”

Fuente : El Once TV