Para evitar cualquier error, hay un truco sencillo que podrías llevar a cabo para escuchar tus audios antes de mandarlos.

Lo primero que tienes que hacer es ir a la conversación en la que desees enviar un audio (también puede ser un grupo).

Comienza a grabar tu nota como normalmente lo harías, pero antes de enviarla, desliza el micrófono hacia el icono de un candado.

Verás que, al deslizar hacia el candado, no habrá necesidad de seguir pulsando el botón del micrófono para grabar.

Cuando hayas terminado de decir lo que tenías que decir, no envíes el audio y sal de la conversación con el botón de «atrás». No se va a perder, ni nada. Al contrario, cuando regreses al chat, verás que el audio que grabaste quedó ahí guardado.

De hecho, tendrás la posibilidad de eliminarlo en el icono de bote de basura, pero también podrás escucharlo con el botón de reproducción.

Si te gustó como quedó, entonces sólo tendrás que enviarlo y listo. O bien, puedes deshacerte de él y volver a grabarlo.

Ya que lo grabaste bajo el candado, saliste de la conversación y regresaste, te tiene que aparecer de la siguiente manera:

Será tu decisión si enviar el audio por WhatsApp después de haberlo escuchado. Así ya no habrán pretextos para equivocarse.

- PUBLICIDAD EN NOTICIA -