El costo de los productos que integran la Canasta Básica Alimentaria (CBA) subió 0,9% en junio, lo que determinó que una familia conformada por dos adultos y dos hijos menores necesitara ingresos por $ 18.029,10 para no caer en la indigencia, informó hoy el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

En tanto, el costo de la Canasta Básica Total (CBT) se incrementó 1,7 % , con lo que el mismo grupo familiar necesitó contar con ingresos por $ 43.810,70 para no caer debajo de la línea de la pobreza.

Esta suba del 1,7 % en la CBT estuvo relacionada con el aumento del 6,6% en el rubro Indumentaria y Calzado, un sector de alta estacionalidad, en este caso por el incipiente inicio del invierno y por el hecho de que en abril y mayo sus ventas estuvieron casi paralizadas por completo por la cuarentena.

El Indec dio cuenta la semana pasada que la inflación minorista durante junio fue de 2,2 %, y que el rubro Alimentos y Bebidas mostró una suba menor a la general, con un avance de 1 %.

La canasta básica alimentaria (CBA) se determina tomando en cuenta los requerimientos normativos kilocalóricos y proteicos imprescindibles para que un varón adulto de entre 30 y 60 años, de actividad moderada, cubra durante un mes esas necesidades. 

Se seleccionaron los alimentos y las cantidades en función de los hábitos de consumo de la población, a partir de la información provista por la Encuesta Nacional de Gastos de los Hogares (ENGHo) 1996/97. Dicha composición fue validada, en términos de la estructura alimentaria, con el patrón de consumo que surge de la ENGHo 2004/05, según detalló el Indec. 

Para determinar la canasta básica total (CBT) se amplía la CBA, considerando los bienes y servicios no alimentarios. La estimación se obtiene mediante la aplicación del coeficiente de Engel (CdE), definido como la relación entre los gastos alimentarios y los gastos totales observados en la población de referencia.

- PUBLICIDAD EN NOTICIA -