En este caso, una sorpresa fue la que tuvo el fotógrafo Keko Ferro que tomó la imagen que ilustra esta nota y sin querer retrató algo para lo que no tiene una explicación. La misma fue realizada en octubre del año pasado en la finca Miraluna, para ilustrar la página web del lugar, reconocida bodega que cuenta con bungalows para el enoturismo.

La fotografía “durmió” por casi un año y el mes pasado fue “redescubierta” por el mismo Ferro y por Lucas Urtasun, propietario de la finca Miraluna.
“Estábamos haciendo un relevamiento de las fotos que teníamos para la página web. Pensamos en reunir en imágenes las distintas etapas de la fabricación del vino, y la elegimos en ese contexto. Si no la rescatábamos de esa manera, seguro que la hubiéramos pasado por alto. Y al momento de elegirla tampoco vimos lo que tenía. Por eso sentimos que la foto tiene un doble avistaje”, cuenta Urtasun.

Cuando se encontraban en la tarea de preparar la imagen, sincronizando los tonos para la web, notaron una mínima anomalía en los colores del cielo. Al ampliar esa anomalía, como lo mostramos en la reproducción de esta página, surgió la figura que hoy acercamos.
“Sinceramente, no sé lo que es. La toma la hice con la cámara que siempre utilizo, una Canon 5D MkIII. Como a veces una foto puede generar manchitas -una gotita, un bichito que se cruza- la amplío para corregirla. Y esta vez nos dimos con eso. A mí me han salido manchitas en las fotos una infinidad de veces, y en general se trata de bichitos que aparecen como rayitas debido a la profundidad de campo de la cámara, por eso no los toma bien en detalle y aparecen como una manchita, o una rayita. Pero la diferencia de esto es que tiene una estructura extraña a la que no puedo relacionar con otras cosas que conozco. No tiene forma de animal ni nada parecido, por lo que no sé de qué se trata. Además, está muy arriba del cerro, está muy lejos de donde estoy, y por eso se ve únicamente al ampliar.

“No sé si especialmente sucede en Miraluna, lo que pasa es que atrás de la finca está el Nevado de Cachi. Según los especialistas y la gente que va al cerro a hacer observaciones, ellos aseguran que por el Nevado entran y salen naves.

En realidad, es un lugar con tanta naturaleza que sorprende de solo verlo. Los que vienen de lejos a hacer observaciones o ‘contactos’ dicen que es un lugar que se abre a otras dimensiones. Pero sí, sobre esa cordillera de atrás de Miraluna se ven luces extrañas. Incluso muchos pasajeros que sacaron fotos casuales, al tiempo se dan cuenta de que hay algo más en sus imágenes”, cuenta Lucas. 
“Yo una sola vez vi algo raro. Después mi viejo tiene fotos así, casuales, donde se ven objetos en el cielo. Pero una vez vi algo que sí me pareció extraño. Había cinco luces que se movían en la montaña, a media altura. La visión duró horas. Por ahí una luz en el cielo puede ser un satélite, o mil cosas; pero cinco o seis luces que se movían a cinco mil metros de altura contra la montaña no es común” señala. 

- PUBLICIDAD EN NOTICIA -